¡Las tareas escolares se volvieron entretenidas!

La semana pasada tuve un momento de mucha satisfacción cuando, después de terminar la tarea de ciencias, mi hijo me dijo “Mamá, ésta ha sido la tarea que más me ha gustado en toda la semana!” 😍

¡Qué alegría! Normalmente trata de hacer las tareas lo más rápido posible para luego ir a jugar, y cuando es una tarea difícil que require ayuda de un adulto, solemos escuchar frases como  “Qué lata”, “Tengo demasiadas tareas”

¿Qué cambió? La tarea se volvió entretenido porque le hice entender los conceptos de ciencia con la ayuda de unos juguetes educativos.

tarea escolar transmision de movimiento

Tenía que entender cómo se transmitía el movimiento en un reloj y en una lavadora y contestar unas preguntas. La borrosa hoja fotocopiada no inspiraba mucho interés, y me pidió ayuda.

¡Goldieblox y Lego al rescate!

Construimos nuestra máquina de cine de Goldieblox – un juguete de educativo muy entretenido –  que tenía todos los componentes necesarios para explicar la transmisión de potencia en la lavadora – un tambor, una correa, las ruedas y un “motor” (la manivela). Mi hijo entendió el concepto en seguida. A mi me encanta este juguete porque los niños se divierten creando un zoótropo (uno de los aparatos considerados como la antesala del origen del cine) y hacen pequeñas animaciones, pero en realidad han construido un sistema mecánico. De esa manera, la ciencia se vuelve más cercana y no les asusta.

Juguete movie machine - maquina de cine de Goldieblox

Mis hijos son muy fan de Legos y tienen varios juguetes de la gama Technic que suelen venir con varios engranajes.  Verlos en acción en el helicóptero de carga era suficiente para entender su funcionamiento.

engranajes en un lego

¡Qué divertido es aprender jugando! Ahora mi hijo reconoce estos sistemas de transmisión en la vida cotidiana.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Orgullosamente ofrecido por WordPress | Tema: Baskerville 2 por Anders Noren.

Subir ↑